Era un manojo de nervios y trataba de que nada se me escapara. Entendí que esto era lo que quería hacer cuando me vi en el altar de la iglesia, sacando fotos con unas lágrimas cayendo de mis ojos. Sentí una emoción muy grande, viendo los momentos que tenía ante mi y cómo estaba disfrutando de esos momentos.

Sin duda, desde ese mismo instante supe que ser fotógrafo de bodas sería mi vida, porque no hay cosa mejor que tener el privilegio de trabajar en algo que te apasiona.

Me encanta pensar, que esas fotos que he hecho, perdurarán en la vida y en la memoria de esas personas. Momentos únicos e irrepetibles que quedarán capturados con mi cámara, para siempre.

Me encanta ilusionarme con vosotros, que me contéis vuestra historia, que me digáis cómo va a ser vuestra boda, ser partícipe de algo tan bonito como es uno de los días más importantes de vuestra vida…

Porque hacer unas fotografías, las hace cualquiera, pero alguien que cuente una historia con vuestras fotos, es lo realmente difícil, y lo realmente apasionante de mi trabajo. Y qué queréis que os diga: me encanta hacerlo.

En ésta página en la que estás ahora, puedes ver algunas fotos de mis trabajos, pero sin duda, donde mejor puedes ver lo que hago y cómo lo hago es a través de los vídeo resúmenes que junto con canciones que los propios novios eligen, cuentan el día de su boda. Desde los preparativos, hasta la alegría de la fiesta. Puedes ver esos trabajos en mi página de vimeo

Vicente R. Bosch – Fotógrafo de bodas en Tenerife – Islas Canarias 

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •