A veces me preguntan el porqué de una preboda, y yo siempre contesto lo mismo: si tenéis un juicio (ojalá que no) ¿queréis que vuestro abogado se preocupe, les vea antes del juicio, les tranquilice y les de la suficiente confianza como para saber que todo va a ir genial, o por el contrario, prefieres verlo el día del juicio, sin que se haya preocupado de nada con todo lo que eso conlleva…?

Pues para mi, esto es igual. El reportaje de boda es algo lo suficientemente importante como para que el fotógrafo tenga una toma de contacto con vosotros antes del gran día. De ésta forma, yo os conoceré, vosotros me conoceréis, y eso creará un vínculo, que ayudará a que el día de vuestra boda, no estén tan pendiente de mi, y todo sea más natural. Ya no seré el fotógrafo…seré Vicente, el que contará vuestra historia…

Y es simple. No se trata de hacer unas fotos espectaculares o de que sean las mejores fotos del reportaje, pero estoy convencido que tendréis una sesión de pareja que podréis utilizar incluso para vuestro álbum de bodas o como en algunos casos, también para la invitación de vuestro enlace.

En definitiva, para mi la preboda es imprescindible, pero si no queréis hacerla, espero que no me miréis muy raro el día de vuestro enlace 😛

Por contra, si la hacemos (como espero) pasaremos un rato agradable, compartiendo fotos, risas y conociéndonos mutuamente, lo cual redundará en la calidad del trabajo el día de la boda.

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •